Alertas/Ambiente/Diversos/Mundo/Salud

Alerta con los cigarros electrónicos: elaboración y vehículo de bacterias y hongos

Fuente: Primer Plano por Willax/ The Harvard Gazette/ Televisa News/ La Jornada Maya/ La Tercera/ U.S.Food and Drug Administration/La Vanguardia/Reuters-El Comercio de Perú. Foto portada: Depositphotos

El controvertido uso del cigarro electrónico tiene dos puntos de alerta, uno es su elaboración en condiciones insalubres, sin una línea de producción de estándares técnicos tal cual muestra el video (minuto 7:02-8:36 ) a continuación en que la Policía peruana cierra una fábrica clandestina de cigarros electrónicos. Y el otro punto de alerta es que los cigarros electrónicos (aún los de mejor marca) son vehículo de bacterias y hongos, como se desarrolla el tema más adelante, entre otras consideraciones médicas.

Según una nueva investigación de Harvard T.H. Escuela Chan de Salud Pública, los populares productos de cigarrillos electrónicos (e-cigarrillos) vendidos en los EE. UU. Estaban contaminados con toxinas bacterianas y fúngicas.

El estudio, que examinó 75 productos populares de cigarrillos electrónicos, tanto cartuchos de un solo uso como líquidos electrónicos recargables, encontró que el 27 por ciento contenía trazas de endotoxina, un agente microbiano que se encuentra en las bacterias gramnegativas, y que el 81 por ciento contenía trazas de glucano que se encuentra en las paredes celulares de la mayoría de los hongos. La exposición a estas toxinas microbianas se ha asociado con innumerables problemas de salud en los seres humanos, como el asma, la reducción de la función pulmonar y la inflamación.

“Se ha demostrado que la endotoxina bacteriana gramnegativa en el aire y los glucanos derivados de hongos causan efectos respiratorios agudos y crónicos en entornos ocupacionales y ambientales“, dijo David Christiani, Profesor de Elkan Blout de Genética Ambiental y autor principal del estudio. “Encontrar estas toxinas en los productos de cigarrillos electrónicos se suma a las crecientes preocupaciones sobre el potencial de efectos respiratorios adversos en los usuarios”.

Para este estudio, los investigadores seleccionaron 37 cartuchos de cigarrillos electrónicos, a veces denominados “cigalikes”, y 38 productos de líquidos electrónicos, que se pueden usar para rellenar ciertos cartuchos, de las 10 marcas más vendidas de EE. UU. Los productos se clasificaron en cuatro categorías de sabor: tabaco, mentol, frutas y otros. Todos los productos fueron seleccionados para detectar la presencia de endotoxinas y glucanos.

Los hallazgos mostraron que 17 de 75 productos contenían concentraciones detectables de endotoxinas y 61 de 75 productos contenían concentraciones detectables de glucano. Un análisis más detallado mostró que las muestras de cartuchos tenían concentraciones de glucano 3,2 veces más altas que las muestras de e-líquido. Las concentraciones de glucano también fueron significativamente más altas en productos con sabor a tabaco y mentol que en productos con sabor a fruta. Las concentraciones de endotoxinas fueron mayores en los productos con sabor a fruta, lo que indica que las materias primas utilizadas en la producción de sabores podrían ser una fuente de contaminación microbiana.

Los investigadores notaron que la contaminación podría haber ocurrido en cualquier momento durante la producción de los ingredientes o del producto de cigarrillo electrónico terminado. Ellos plantearon la hipótesis de que las mechas de algodón utilizadas en los cartuchos de cigarrillos electrónicos pueden ser una fuente de contaminación, ya que tanto la endotoxina como el glucano son contaminantes conocidos de las fibras de algodón.

“Además de inhalar productos químicos nocivos, los usuarios de e-cig también podrían estar expuestos a contaminantes biológicos como la endotoxina y el glucano”, dijo Mi-Sun Lee, investigador y autor principal del artículo. “Estos nuevos hallazgos deben considerarse al desarrollar políticas regulatorias para los cigarrillos electrónicos”.

Joseph Allen, profesor asistente de ciencias de la evaluación de la exposición, también fue coautor.

Los fondos para este estudio provinieron de una subvención del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos de Norteamérica.

En México, por ejemplo, el director ejecutivo de Supervisión y Vigilancia Sanitaria de Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) , Ricardo Cárdenas, sostiene que “No está adecuadamente medida la cantidad de nicotina que pueden estar suministrando, además de los saborizantes que al ser combustionados dentro de los aparatos pueden liberar ciertos elementos carcinógenos. Metales pesados como el zinc, el selenio, también el alquitrán. Los aromatizantes, los saborizantes”.

El presidente de México y el Mundo Vapeando, Juan José Cirion Lee, quien está a favor del uso del cigarro electrónico asevera que ellos “Son 95% menos tóxicos de que el vaporizador es el doble de efectivo que todos los demás mecanismos para dejar de fumar, porque emula los hábitos de los fumadores”.

Un vapeador de nombre Emmanuel, enfatiza que “El 90% de todas las personas que vapeamos, jamás recomendamos empezar a vapear si lo vas a usar solo como para fanfarronear, de alguna manera. La idea es que siempre sea una alternativa para dejar de fumar”.

La venta de cigarros electrónicos en México está prohibida. Ninguno de esos productos tiene autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), entre otras razones porque carecen de reconocimiento científico. No obstante, la empresa British American Tobacco (BAT) empezó a vender uno de estos productos en locales comerciales y a través de internet.

El nuevo dispositivo de BAT es de la categoría conocida también como vapeadores; se diseñó en el Reino Unido y se fabrica en China. A pesar de la prohibición legal para su comercialización en el país, BAT informa a los visitantes de su página electrónica que el dispositivo y cartuchos se pueden encontrar en “tiendas de conveniencia, kioskos ubicados en los centros comerciales” y en internet.

Al final, con letras chiquitas está la advertencia de que el vaporizador contiene nicotina, “sustancia muy adictiva” y dice que está diseñado “exclusivamente para adultos consumidores de dicha sustancia”.

También, con el mismo tamaño de tipografía, dice que no son adecuados para personas menores de 18 años y otros grupos como las mujeres embarazadas o quienes tienen “condiciones cardiacas inestables, hipertensión severa o diabetes”.

En Chile, el proyecto de ley de los diputados (UDI) Cristhian Moreira y Álvaro Carter que prohibe la venta de cigarros electrónicos a menores de edad y la obligación de etiquetar todo envase, nacional o importado, con una advertencia sobre los daños que ocasiona a la salud el cigarrillo electrónico, la cual no puede ser removible.

El proyecto de ley detalla que se aplicará una multa de 2 UTM ($97.190) a quienes vendan cigarros electrónicos o insumos asociados a menores de 18 años. Esto según lo dispuesto en el inciso cuarto del artículo 4 de la ley presentada.

Relación entre convulsiones y el uso de cigarrillos electrónicos

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) reportó que algunas personas que usan cigarrillos electrónicos han sufrido convulsiones, y la mayoría de los informes involucran a usuarios jóvenes o adultos jóvenes.

Las convulsiones son efectos secundarios potenciales conocidos de la toxicidad de la nicotina y se han descrito en la literatura científica en relación con la ingestión intencional o accidental del líquido del dispositivo electrónico. Sin embargo, un aumento reciente en los informes voluntarios de experiencias adversas con productos de tabaco que mencionan convulsiones que ocurren con el uso de cigarrillos electrónicos (por ejemplo, vapeo) señala un posible problema de seguridad emergente.

La FDA continúa supervisando todas las experiencias adversas informadas a la agencia sobre el uso de cigarrillos electrónicos y alienta al público a informar, a través del portal de informes de seguridad en línea, sobre casos de personas que usan cigarrillos electrónicos y han sufrido una convulsión

La autoridad sanitaria aseguró también que los jóvenes “deben saber que algunos cigarrillos electrónicos pueden contener niveles altos de nicotina, incluso tanta nicotina como un paquete de cigarrillos normales”

Previamente, la FDA también había advertido del peligro potencial que los cigarrillos electrónicos representan por las explosiones que puede provocar el sobrecalentamiento de las baterías que hacen funcionar los dispositivos y que en algunos casos han causado quemaduras a los fumadores.

La fuerte inversión empresarial por los cigarros electrónicos

El fabricante de los cigarros de tabaco, Marlboro, Altria Group Inc., anunció a fines del 2018 que pagaría US$ 12.800 millones por una participación de un 35% en Juul Labs Inc, en un acuerdo entre una tabacalera tradicional y una empresa de cigarros electrónicos. Altria considera los cigarrillos electrónicos como su próxima fase de crecimiento ante una disminución de las ventas de cigarrillos de tabaco en Estados Unidos.

Los dispositivos de Juul, que vaporizan un líquido con nicotina y se asemejan a una memoria flash USB, aumentaron su participación de mercado desde un 13,6% a principios del 2017 a más de un 75% este mes, según un análisis de Wells Fargo de datos minoristas de Nielsen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s