Alertas/Mundo/Salud

EE.UU. insta a China a liberar a periodista Zhang Zhan que cubrió desde el inicio sobre el COVID 19 en Wuhan y por informar la detención de periodistas independientes

South China Morning Post

De inmediato y sin condiciones es el llamado del gobierno de Estados Unidos de Norteamérica a la República Popular China (PRC) para liberar a la periodista Zhang Zhan, condenada a cuatro años de prisión, quien cubrió desde el inicio sobre el COVID 19 en Wuhan y también por informar la detención de periodistas independientes.

Condenó enérgicamente el enjuiciamiento y las falsas imputaciones a la periodista china por parte de la República Popular China (PRC) el 28 de diciembre 2020. Ella fue declarada culpable de “buscar altercados y provocar problemas”.

Debido al grave delito del Partido Comunista Chino (PCCh), por restringir y manipular la información sobre el brote de COVID-19 en Wuhan desde el principio y silenciar brutalmente a otros valientes que decían la verdad, como el Dr. Li Wenliang, Chen Qiushi y Fang Bin, el resto del mundo pudo conocer en gran medida los informes sin censura de periodistas ciudadanos como Zhang para comprender la verdadera situación en Wuhan después de que se aplicaran los estrictos controles de medios impuestos por el PCCh y un brote controlable se convirtió en una pandemia global mortal, afirmó el Secretario de Estado de EE.UU., Michael R. Pompeo. Así el juicio apresurado de la periodista Zhang Zhan, al que se negó el acceso a observadores extranjeros, muestra lo temeroso es el PCCh de los ciudadanos chinos que dicen la verdad, enfatizó.

Pompeo calificó como una amenaza para todos, el miedo a la transparencia del gobierno de la República Popular China y su continua represión de las libertades fundamentales son un signo de debilidad, no de fuerza. Mentir es una característica, no un error de los regímenes autoritarios. El Secretario de Estado de EE.UU culminó el pronunciamiento en nombre de su país, diciendo que Estados Unidos de Norteamérica siempre apoyará el derecho de los ciudadanos chinos a expresarse libre y pacíficamente.

También la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, pidió que se libere a la periodista y abogada Zhang.

Según reportes periodísticos, el Comité para la Protección de los Periodistas, la periodista Zhang Zhan, desapareció el pasado 14 de mayo, un día después de que publicó un video en el que criticó la respuesta del Gobierno chino para la contención del nuevo coronavirus.

La organización Chinese Human Rights Defenders (CHRD) señaló que Zhang publicó que los ciudadanos de Wuhan habían recibido comida podrida durante el confinamiento de once semanas que vivió la ciudad o que fueron obligados a pagar tasas para poder hacerse pruebas del coronavirus. Leo Lan, investigador de CHRD, declaró a EFE que las organizaciones pro derechos humanos protestaron por la sentencia: “El Gobierno chino ha vuelto a celebrar una farsa de juicio durante las Navidades ya que las autoridades quieren reducir la atención sobre estos casos ‘sensibles’ mientras los diplomáticos y periodistas están de vacaciones e intimidar intimidar a otros para que no llamen la atención sobre la situación de la pandemia en Wuhan”.

En un comunicado, la activista de AI Gwen Lee aseguró que “los periodistas ciudadanos como Zhang Zhan fueron la fuente primaria, si no la única, de información de primera mano y sin censura durante los primeros días de la covid-19“, y exigió al régimen que “deje de perseguir a periodistas y otros ciudadanos solo por informar de la verdad”.

Sus reportes fueron publicados a través de plataformas chinas como WeChat y otras prohibidas en el país como Twitter o YouTube.

La investigadora para China de Human Rights Watch (HRW) Yaqiu Wang, alertó en Twitter: “Cualquiera que elogie el ‘éxito’ del Gobierno chino a la hora de contener al virus debería tener esto en cuenta. Esto es una parte integral del modelo de control de la pandemia del Partido Comunista Chino”.

Entre las personas que informaron la verdad de la pandemia por COVID 19 en China también se encuentra el joven reportero Li Zehua, quien fue puesto en libertad en abril.

En setiembre, las autoridades chinas al formalizar los cargos de “buscar altercados y provocar problemas” y aceptar entrevistas con medios extranjeros para “exagerar maliciosamente” la situación del coronavirus en Wuhan, fue trasladada a un centro de detención en Distrito de Pudong. Aunque se declaró en huelga de hambre como forma de protesta, Amnistía Internacional afirma que Zhan es alimentada a la fuerza por el personal del centro carcelario y que “Desde hace más de tres meses, la mantienen con grilletes en las piernas y con las manos atadas las 24 horas. Estas acciones a las que se la somete violan la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos, lo cual vulnera las obligaciones de China en virtud del derecho internacional de los derechos humanos”.

Según el entonces alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, tardaron en dar parte de la información disponible sobre el brote COVID 19 a los ciudadanos, porque necesitaban la aprobación de instancias superiores para hacerlo.

Fuente: Departamento de Estado de EE.UU, medios: EFE, La FM., BBC, El Financiero, Milenio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s